Contárselo a otros

Dave, practicando terapia de exposición gradual con su camiseta de vejiga tímida.
"Soy Vejiga Tímida, ¿y qué?": Dave, de paruretic.org.

La paruresis es un padecimiento que a menudo se sufre en silencio. La vergüenza forma parte de la condición, pero guardar el secreto puede ser sumamente destructivo, porque el secreto aumenta la vergüenza y refuerza el temor.

La persona con paruresis frecuentemente vive bajo la falsa creencia de que su padecimiento le disminuye su valor como persona, y que si comparte su problema con otros será rechazado y humillado.

Cuando usted ve que hay personas que lo apoyan y no lo menosprecian por su problema, usted se da cuenta de que la vergüenza y culpabilidad que proyecta sobre su situación es producto de su propia interpretación equivocada.

Se recomienda hablar sobre la paruresis con personas en las que se pueda confiar, como los amigos cercanos y la familia. Utilice el sentido común.

Un compañero de trabajo quizá no sea el confidente más apropiado, ya que es posible que utilicen esa información en contra suya.

Es necesario compartir sobre este problema con el cónyuge o la pareja sentimental. Hay quienes le han ocultado su condición a su pareja por 20 o 30 años, y como resultado la paruresis se ha convertido un factor de tensión innecesario. Una esposa de un parurético se puede preguntar el porqué de la conducta extraña del marido, de por qué no le gusta salir de viaje o ir a ciertos eventos.

La paruresis puede conducir a un divorcio, cuando se guarda en secreto.

Es mejor compartir sobre el problema desde el principio de la relación. Esta es una manera de discernir si la persona se merece realmente su afecto. Hay que recordar que la paruresis se vuelve algo grande en la mente del propio parurético, pero que no es algo tan importante para otras personas.

No deje que una reacción negativa de una persona insensible lo afecte. Las personas ignorantes o condescendientes con los paruréticos tienen un problema de actitud por su falta de empatía con el sufrimiento de otro ser humano, ellos son los que realmente están enfermos.

Puede ser buena idea comenzar a compartir sobre el problema en un foro o sitio en Internet antes de compartirlo en la vida real.

1 opinión en “Contárselo a otros”

  1. Buenas noches, me llamo María tengo 36 años y sufro de paruresis ya unos 15 años. He seguido la terapia de ir poco a poco familiarizándome con los baños, pero, he avanzado muy poco. Yo quisiera saber si por paruresis puedes tener un certificado de discapacidad, porque, me he visto obligada a rechazar trabajos de jornada completa, porque cuando he estado, como vosotros sabéis, la vejiga ya no aguantaba más, y me reventaba. Entonces, tengo que ir buscando trabajos de media jornada, como mucho 4 horas, que son las que más o menos aguanto sin orinar, o tener un certificado que ponga que padezco de paruresis y no puedo tener empleos de más de 4 ó 5 horas.
    Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *