¿No puedes orinar en baños públicos?

Te puede haber sucedido más de una vez: Te dispones a orinar en un baño público, pero no logras relajarte lo suficiente para empezar a fluir y orinar normalmente. Entre más te tardas en empezar a orinar más ansiedad te da, y terminas frustrado en tu intento de orinar, pero con la vejiga todavía llena.

Te bloqueas con solo pensar en la posibilidad de que otras personas puedan darse cuenta de tu dificultad para orinar en público. Tu padecimiento te avergüenza y lo mantienes en secreto, pensando que solo a tí te sucede esto, pero no te desesperes, porque en realidad no estás solo.

Son millones de personas en el mundo las que sufren de paruresis, como se le conoce científicamente a este padecimiento. De acuerdo con la Asociación Internacional de Paruresis (IPA, por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro que se dedica a crear conciencia sobre esta condición y a ayudar a las personas que la padecen, la paruresis afecta a alrededor de 7% de la población, lo que serían unos 17 millones de personas en Estados Unidos y unos 3 millones en Canadá.

Tampoco es un padecimiento nuevo, en la Edad Media los ejércitos maldecían a sus enemigos con la incapacidad de orinar en público, según Steve Soifer, fundador de la Asociación Internacional de Paruresis, aunque la primera referencia clínica a la condición se dio hasta la década de 1920.

Existen tratamientos disponibles al alcance de todos, grupos de apoyo y material informativo.

Hay personas que han logrado vencer la paruresis, y por lo tanto no debes perder la esperanza de lograrlo tú también.

5 opiniones en “¿No puedes orinar en baños públicos?”

  1. Bueno de verdad es un lio tremendo pero es lo que tengo y ya estoy muy mal por eso reciebntemente tengo infeccion a la vias urinarias y bueno eso no me sienta nada bien..podrian ayudarme a superar esta fobia?

  2. Pues yo no sabía su nombre, pero yo no puedo orinar en un baño público. Mas ya he encontrado la solución a esto. . . . . entrar a un sanitario y orinar ahí. Y por lo menos no salgo con la vejiga igual. Mas relajado me siento y soluciono el problema del pánico escenico.

    1. Yo ni siquiera en un sanitario. Salvo que sea completamente cerrado, como hay muchos que las paredes no llegan al techo ni al suelo pues me bloqueo de igual manera y me tengo que ir pa casa reventando de ganas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *