Sobre la Paruresis por Evitación

Escrito por: Steven Soifer, MSW, Ph.D, George Zgourides, Psy.D, y Joe Himle, MSW, Ph.D

Nota: Aquí hay otro ensayo sobre la paruresis.

¿Qué es la Vejiga Tímida?
Características Típicas del SVT
Patrones Típicos de Comportamiento
¿Cómo puedo Curar la Paruresis?
Lo que usted puede hacer acerca de la Paruresis
Paruresis y las Pruebas Antidrogas
Acción Social: Involucrándose en el Cambio de las Condiciones que tienen que ver con la Paruresis

ADVERTENCIA Y DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Este folleto NO es un substituto para el consejo médico y no constituye la práctica de la medicina, psiquiatría, psicología clínica, trabajo social clínico o cualquier otra profesión de la salud mental. Si usted tiene problemas para orinar usted debe contactar a un médico, porque la dificultad para evacuar puede ser síntoma de una severa condición médica. Somos un grupo de gente profesional y de gente que ha sufrido de paruresis. Hemos organizado una junta de consejeros para ayudar a gente con disfunciones urinarias que tienen un origen psicológico o social. En este panfleto, nosotros NO practicamos medicina, psiquiatría, psicología clínica, trabajo social clínico o cualquier otra profesión de la salud mental. Usted debe consultar un doctor que evalúe su condición antes de diagnosticarse a sí mismo, y buscar el apropiado consejo de salud mental que sea necesario y que esté autorizado. IPA, Inc. se libera de cualquier responsabilidad legal, cualquiera que ésta sea.

¿Qué es la Vejiga Tímida?

¡Cada vez que trato de usar un baño público me bloqueo completamente! No importa la urgencia que sienta de orinar, nada sucede si no estoy en mi casa. Puedo orinar cuando estoy solo en casa sin problemas. Pero si estoy lejos en el estadio, en la casa de otra persona o cuando estoy en casa y alguien viene de visita, no puedo orinar. ¡Este loco problema no ha hecho más que interferir con mi vida!

Estos son solo unos pocos de los comentarios representativos de gente que experimenta el síndrome de la vejiga tímida (SVT) también conocido como riñones tímidos, urofobia, psicogenia urinaria y paruresis (el nombre clínico oficial).

A las personas con el síndrome de la vejiga tímida se les llama algunas veces con el nombre de paruréticos. A diferencia de condiciones fisiológicas como la prostatitis (inflamación de la próstata) que bloquea el flujo de orina, el SVT es un trastorno psicológico que tiene que ver con el sistema urinario.

Más precisamente, el SVT es un tipo de fobia social, esto significa que el parurético es usualmente tímido y teme ser revisado o criticado por otros cuando hace su desempeño en público, en este caso, cuando orina en un baño público.

El conflicto psicológico que genera esta particular forma de fobia social es expresado a través del síntoma físico de ser incapaz de orinar cuando la persona lo desea. La experiencia del SVT varía de persona a persona; sin embargo, ciertos patrones generales son evidentes. En primer lugar, el SVT ocurre mayoritariamente en baños públicos, pero también puede ocurrir en casas de amigos y parientes, o incluso en la propia casa si hay visitantes cerca o un miembro de la familia está esperando al parurético. Típicamente, sin embargo, él o ella considera a el baño de su casa como el único servicio sanitario realmente seguro, el único lugar donde el parurético es consistentemente capaz de evacuar.

En segundo lugar, el SVT varía en intensidad desde ligera, donde la persona puede orinar en baños públicos en ciertas circunstancias, hasta severa, donde la persona puede orinar solamente cuando está sola en casa. De esa manera, el grado de vacilación del SVT varía desde un retardo momentáneo en iniciar el proceso hasta una crónica y severa retención.

La mayoría de la gente experimenta en forma ocasional al menos alguna vacilación en los baños públicos, pero esto difiere del SVT en materia de grado y contexto. Una persona que de vez en cuando debe esperar un segundo extra antes de ser capaz de orinar no es un parurético. Más bien, el SVT es frecuentemente una condición que afecta toda una vida, caracterizada por una excesiva vacilación o total incapacidad para orinar.

El problema también produce aflicción en actividades de la vida diaria como viajar, compromisos sociales, largos encuentros de negocios, e interfiere en forma significativa con la capacidad de los paruréticos de sobrellevar estas actividades normales.

En tercer lugar, muchos paruréticos describen un umbral de comodidad personal requerido para poder orinar, ya sea en baños públicos o en la casa. Cuando este umbral de comodidad es eclipsado por muchos factores negativos en una situación particular como ser ruido, olores, falta de privacidad visual, y otra gente hablando en el baño, el SVT se activa y le impide a la persona orinar en ese momento.

Características Típicas del SVT

¿Cuáles son algunos de los factores activadores del SVT? Los paruréticos se refieren comúnmente a tres factores activadores que influyen en ellos cuando están en los baños públicos. Para el parurético típico, estos activadores deben ser quitados, o la persona debe probar otro sanitario, para que el acto de orinar tenga lugar en una determinada ocasión.

En primer lugar, la familiaridad con otras personas presentes en el baño puede activar el SVT, los extraños a menudo (pero no siempre) producen mayor inhibición que los amigos o parientes.

Debido a la naturaleza personal de la eliminación, el grado de familiaridad y la aceptación percibida determinan frecuentemente si el parurético tendrá éxito o no en evacuar. La proximidad para el parurético es a la vez física, involucrando la relativa cercanía de otros dentro o cerca del baño, y psicológica, involucrando la necesidad de privacidad, lo que significa esencialmente el deseo de esconder la propia micción y las faltas percibidas de ella de otras personas.

La más frecuente queja acerca del estimulo físico en los baños públicos es la ausencia de divisiones adecuadas y de puertas en los inodoros. Muchos paruréticos comentan que ellos no pueden orinar (o defecar) en los servicios sanitarios si hace falta la puerta. Ellos se sienten avergonzados porque perciben que su espacio físico está siendo invadido visualmente. La incomodidad acerca de la falta de divisiones es central al tema de la percibida falta de privacidad en los baños públicos.

Desde luego, la percepción y la necesidad de privacidad difieren considerablemente entre la gente. Un individuo se siente cómodo solamente en su casa, con la puerta del baño cerrada, mientras que otro se siente cómodo usando un urinario en un baño público lleno de gente. Los paruréticos tienden a ser los del primer caso.

En tercer lugar, los estados psicológicos temporales de especial ansiedad, ira y miedo pueden interferir con el acto de orinar. Los fóbicos sociales son extremadamente sensibles a los sonidos y olores que ellos producen, y mientras orinan tienen frecuentemente el temor de ser criticados por los mismos, lo que excita su sistema nervioso central. También los altos estados emocionales pueden explicar porqué los intentos de orinar en condiciones favorables resultan frecuentemente en fracasos si el individuo está muy excitado o siente presión para apurarse.

Patrones típicos de comportamiento

Para algunos individuos, el SVT parece empezar de la nada, pero para la mayoría, una experiencia desagradable o un conjunto de experiencias desagradables parecen precipitar la primera manifestación del problema.

En el último caso, después de algún evento negativo, como ser incapaz de orinar enfrente de una enfermera durante una prueba médica, el individuo empieza a catastrofizar; es decir, él o ella se preocupan de orinar la próxima vez que él o ella se encuentren en algún tipo de baño público.

De esta manera, la característica de la ansiedad de desempeño de una fobia social se desarrolla y se vuelve asociada con el acto de orinar en presencia de otros. El individuo entra en un baño público con la actividad de un sistema nervioso simpático excitado, lo que crea un nivel de ansiedad incompatible con el acto de orinar. Como cada intento forzado de controlar el proceso falla, la ansiedad de desempeño aumenta en niveles crecientes, lo que hace que disminuyan las probabilidades que el individuo tiene de evacuar en ese momento. En muchos casos, esta ansiedad de desempeño se generaliza eventualmente a todos o a la mayoría de los baños públicos, de manera que el único servicio sanitario que la persona puede usar en forma confiable es el de su casa.

Generalmente, los paruréticos tratan de ajustarse al problema orinando lo más posible en casa y antes de abandonar el cuarto de baño de sus casas, restringiendo la ingesta de fluidos y rechazando las invitaciones sociales que reciben. Muchos paruréticos también ejecutan una serie de rituales tales como localizar baños públicos desocupados siempre que están fuera de casa, pensar en agua cuando tratan de orinar, y abrir el grifo de agua para optimizar las probabilidades de orinar bajo condiciones adversas. Es mucho más común, sin embargo, que los paruréticos lidien con su problema evitando los baños públicos a cualquier costo.

¿Cómo puedo Curar la Paruresis?

Busque una evaluación médica antes de tratar su problema de vejiga tímida. Descarte una condición médica antes de diagnosticar paruresis. Sin embargo, una regla general que le da una idea previa es que si usted puede orinar en su casa cuando está solo sin ningún problema, pero tiene dificultades en la mayoría o en todas las situaciones sociales, entonces usted probablemente sufre de paruresis.

El tratamiento usado más comúnmente para la vejiga tímida hace que el individuo trate de orinar en locales que le resulten cada vez más difíciles. A este tratamiento se le conoce usualmente con el nombre de terapia de exposición conductual.

Cada sesión de terapia de exposición consiste en varios intentos de orinar brevemente. Sin embargo, para usar la terapia de exposición de esta manera, se necesita una cantidad sustancial de orina, la cual se puede conseguir ingiriendo una buena cantidad de fluidos antes de la práctica. Usualmente ingerir un cuarto de litro de agua antes de la práctica es lo mejor. Algunas personas pueden requerir más agua o deben esperar más tiempo para sentir la urgencia de orinar. La mayor parte de la gente con vejiga tímida tiene más éxito si la necesidad es alta durante la práctica. Ocasionalmente, algunas personas pueden tener problemas cuando su necesitad es muy urgente, así que la experimentación puede ser necesaria.

Algunos encuentran útil usar una escala para medir que tan fuerte es su necesidad para de orinar. Una escala de 0 a 10 funciona bastante bien, con cero cuando no hay urgencia de orinar y terminando en diez, que equivale a extrema urgencia. Será probablemente mejor empezar la práctica solamente después que el nivel de urgencia es siete o mayor.

Siempre tenga un plan de emergencia en mente también. Por ejemplo, una significativa minoría de paruréticos encuentran ya sea un alivio temporal o permanente de sus síntomas aprendiendo a extraerse la orina con una sonda o catéter. Aunque suena difícil y doloroso, realmente no lo es si se enseña en forma apropiada. Encontrar un urólogo comprensivo que esté dispuesto a enseñarle como hacerlo es el mejor enfoque. Para aquellos cuyos síntomas son severos, o que viajan bastante, este puede ser un paso provisional mientras buscan otro tratamiento, como la terapia de exposición gradual.

Usted debe construir también una escala jerárquica de comportamiento. De nuevo, usando una escala de 0 a 10, piense en esos escenarios en los que le es fácil usar el baño (por ejemplo, tomando como cero cuando está solo en casa), y aquellos escenarios en los que se le dificulta orinar (por ejemplo, tomar como 10 cuando se usa un baño público en un evento deportivo durante el medio tiempo).

Para la mayoría de la gente, las sesiones iniciales de la práctica deben tomar lugar en un baño privado aislado. Es bastante útil tener un compañero con quien trabajar en este punto. El compañero puede ser un terapeuta conductual entrenado, un compañero de trabajo o de clase, un amigo cercano o un miembro de la familia. La práctica debe empezar con su compañero parado afuera del baño con la puerta cerrada. Usualmente es mejor que el compañero esté a cierta distancia de la puerta para que no lo escuchen orinar. (¡Algunas personas necesitan que su compañero esté afuera del apartamento o de la casa cuando empiezan por primera vez!)

Una vez que usted y su compañero están en su lugar, usted debe intentar orinar. Si lo logra, permita que la orina fluya por aproximadamente tres segundos. Después de completar con éxito el primer intento de orinar, reúnase con su compañero y tome un descanso de aproximadamente tres minutos, después de los cuales usted debe tratar otra vez. Es mejor orientar el chorro de su orina de modo que haga el mayor ruido posible, porque hacer ruido mientras se orina es una preocupación para muchas personas con el síndrome de la vejiga tímida.

También es mejor evitar el uso deliberado de ruidos de fondo, como la corriente de agua de un grifo, porque de otra manera es muy probable que el tratamiento de exposición tendrá que ser repetido una vez que se elimine el ruido de fondo. En nuestra experiencia, usar ruido de fondo a menudo extiende el tiempo del programa de tratamiento.

Si usted tiene problemas para empezar el flujo, espere en el servicio sanitario por lo menos dos minutos antes de rendirse y tomar un descanso. Si usted siente que está a punto de orinar después de dos minutos, espere otros dos minutos más en el servicio sanitario antes de rendirse. Generalmente esperar más de cuatro minutos no es de ayuda. Si el intento no es exitoso, tome un corto descanso de unos tres minutos antes de intentar de nuevo.

También haga que su compañero retroceda de donde usted no tuvo éxito la última vez, y una vez que vuelva a tener éxito, haga que su compañero se mueva gradualmente hacia el punto donde usted falló la última vez. Si usted no tiene compañero, practique orinar en baños públicos que estén vacíos al principio y luego muévase a situaciones donde una persona esté presente.

Una vez que usted tiene éxito en empezar el flujo de orina, haga que su compañero se mueva lentamente cada vez más cerca de usted hasta que usted sea capaz de orinar con él directamente detrás de usted. (Nota: las mujeres no tienen que tomar este paso).

Esto puede requerir varias sesiones. Si usted está practicando sin un compañero, muévase lentamente a baños públicos con mayor cantidad de personas después que usted tenga éxito con una sola persona presente.

Para los hombres es probablemente mejor usar el urinario en todas las prácticas. Si esto no es posible, su auto-tratamiento puede durar más, porque usted tendrá que practicar primero en el excusado y luego pasarse al urinario.

Una vez que usted tenga un éxito consistente con un poco de gente presente en el baño público, muévase a otro con más gente. Los baños públicos útiles para esta práctica incluyen aquellos en las áreas de descanso entre estados, aeropuertos con mucho movimiento, eventos deportivos, conciertos o teatros.

Es importante revisar algunas normas generales en este punto. Es mejor practicar frecuentemente, preferiblemente varias veces por semana. Las sesiones más largas son preferibles a las más cortas. Sesiones que duren alrededor de una hora son mejores, con la meta de conseguir de 15 a 20 intentos en cada una de las horas de sesión. Usted puede necesitar cargar fluidos continuamente durante la sesión o beber café o una bebida cafeinada suave para tener suficiente presión y orina durante su sesión.

Si usted tiene problemas en iniciar el flujo un día y luego tiene éxito en el siguiente, no se preocupe demasiado, ya que muchas personas experimentan inconsistencia en su progreso. Si usted tiene problemas con un paso específico en el proceso de exposición gradual, trate de encontrar un término medio entre su anterior éxito y el paso que le está dando dificultades.

Uno de los errores que la gente comete más frecuentemente al hacer su trabajo de exposición gradual es moverse demasiado rápido hacia arriba de la jerarquía de comportamiento. De hecho, unas pocas pulgadas pueden hacer la diferencia, ¡porque los límites que marcan cuales son las situaciones inseguras o seguras están definidos con esa precisión en nuestras propias mentes!

Usted puede esperar que el auto-tratamiento requiera de 8 a 12 sesiones antes de que usted sea capaz de orinar libremente. Desde luego, este es un promedio, usted puede requerir menos o más. Es importante saber que el tratamiento ha sido útil a muchas personas, pero que no hay garantías que le ayudará a usted. Nuestros datos indican que cerca del 80% de los paruréticos que usan nuestras técnicas reciben un grado significativo de ayuda.

En muy raras ocasiones se da el caso de personas que no son capaces de orinar durante la práctica y que luego tampoco son capaces de orinar cuando regresan a casa. Si esto le sucede a usted busque atención médica. Si no se trata, esto puede constituir una emergencia médica, así que usted debe buscar inmediatamente a un urólogo para obtener alivio y ayuda.

Finalmente, si su auto-tratamiento falla, consulte a un terapeuta conductual entrenado para que le ayude. Usted también querrá consultar a su médico otra vez para estar seguro que no hay nada físicamente incorrecto con su sistema urinario.

Lo que usted puede hacer acerca de la Paruresis

Pasos Concretos

Para aquellos que padecen de paruresis o que conocen a alguien que padecen de esta fobia social, hay cosas que uno puede hacer: Visite nuestro sitio web en http://paruresis.org [en inglés] y obtenga la más reciente información acerca de este desorden de ansiedad. Hay un grupo de discusión moderado, accesible desde el sitio web, así como un lugar para hacer preguntas.

Si usted no lo ha hecho todavía, empiece a hablarle a sus seres queridos, amigos, parientes y compañeros de trabajo acerca de la paruresis. Una respuesta muy típica es: ¡Ah, conozco a alguien que padece de eso! O incluso, usted sabe, ¡yo tengo el mismo problema!

Únase a la International Paruresis Association (IPA, por sus siglas en inglés de “Asociación Internacional de Paruresis”), una organización exenta de impuestos y sin fines de lucro, para mantenerse informado de los últimos desarrollos acerca del tema. La IPA, Inc, actúa también para educar al público, recoger y diseminar información útil y buscar tratamientos efectivos para la paruresis. También IPA puede remitirlo a un profesional de la terapia conductual y cognitiva para ayudarlo con su problema de paruresis. Este enlace lo llevará a nuestro formulario de registro.

Búsquese un compañero con quien practicar las técnicas conductuales de exposición gradual descritas anteriormente en este panfleto. El sitio web le permite a usted acceder a una lista de compañeros en la que usted también puede colocar su nombre o encontrar a alguien más buscando un compañero en su zona. La IPA, Inc, puede también ayudarle a encontrar a alguien para que trabaje con usted en su área.

Asista a alguno de los talleres semanales de IPA y practique con otros para empezar a recuperarse de su paruresis. Hay talleres que son llevados a cabo en diferentes tiempos del año en diferentes partes de Estados Unidos y en algunas locaciones internacionales. Revise el sitio web para ver un calendario de futuros talleres.

Únase a un grupo de apoyo (o Pee-Fest) en su área, o empiece uno usted mismo. Ser parte de un grupo mensual de apoyo de una manera constante es una de las mejores maneras de vencer a su miedo de orinar en público. Los miembros de un grupo de apoyo practican juntos en centros comerciales, cines, áreas de descanso, aeropuertos, y otros lugares para vencer su paruresis. IPA puede informarle a usted si hay si hay un grupo de apoyo en su área, y si no, como empezar uno. Este enlace lo llevará a nuestra lista de grupos de apoyo.

Más que cualquier otra cosa, una práctica constante en forma semanal, o incluso diaria, le permitirá a usted recuperarse de su paruresis de una manera oportuna. La persistencia y una práctica consistente son esenciales para su mejoramiento.

Paruresis y las Pruebas Antidrogas

En estos días, mucha gente se enfrenta a las pruebas antidrogas, ya sea en sus trabajos, o en algunos casos, en las prisiones. No hay una respuesta clara a la pregunta: ¿Puedo evitar dar una muestra de orina bajo escrutinio en mi trabajo o en prisión? Para aquellos que trabajan en empleos financiados con fondos públicos, la Americans with Disabilities Act (ADA) puede protegerlo a usted de una prueba aleatoria de orina. Esto también puede ser cierto en el sector privado.

La mejor manera de abordar el problema es siendo sincero con su patrono. Hágale saber a su patrono que usted sufre de un trastorno de ansiedad llamado paruresis, el cual está incluido en el listado de la Diagnostic Statistical Manual of Mental Disorders (Manual de Diagnóstico Estadístico de Desórdenes Mentales) con código 300.23, y de que bajo la ADA a usted deben dársele comodidades razonables en términos de pruebas antidrogas.

Esto significa que su empleador debe permitirle dar una muestra de cabello o sangre en vez de una muestra de orina. Si usted pertenece a un sindicato, usted también debe advertirles de su situación para que ellos puedan apoyarlo en caso de una acción disciplinaria. Usted debe hacer que un doctor, urólogo, psicólogo o psiquiatra documente su condición. También es aconsejable que pague por una prueba antidrogas inmediatamente después de ser incapaz de producir una muestra de orina para proteger sus derechos y que esto sea útil como evidencia en una corte.

Las personas con paruresis deben tener más cuidado con el uso de drogas recreacionales, ya que las pruebas con muestras de cabello pueden detectar el uso de drogas que haya ocurrido muchas semanas antes, e incluso meses, antes del tiempo de la prueba, mucho más tiempo antes de lo que una prueba de orina puede detectar.

Acción Social: Involucrándose en el Cambio de las Condiciones que Tienen que ver con la Paruresis.

Un importante componente de su recuperación es dar a conocer en público su condición. Pero más que eso, es importante que usted tome acciones para cambiar las condiciones que causan la paruresis en primer lugar. Una cosa que usted puede hacer es estar consciente de cuan fácil puede ser para alguien desarrollar paruresis. La educación es crucial en este asunto. Hablar de esta condición, especialmente en la escuela y los locales médicos, es muy importante. Si usted tiene niños, asegúrese de que nunca sienta presión en relación con las funciones corporales. (¡Podrías POR FAVOR apurarte y hacerlo ahora mismo!)

Segundo, infórmeles a los maestros de sus niños acerca de la paruresis. De esta manera, ellos tendrán la oportunidad de prevenir condiciones que permitan que se desarrolle en las instalaciones de la escuela.

Tercero, en su lugar de trabajo, clubes de salud, y otras instalaciones públicas, si usted encuentra que el diseño de un baño público no es apropiado (sin divisiones entre los urinarios, o con tazas de urinario bajas), hágaselo saber al gerente y pídale hacer algo al respecto.

Cuarto, publique un anuncio de IPA en su periódico local para pedirle a la gente que nos contacte si ellos quieren información acerca de la paruresis o contactar a alguna persona para compañero o grupo de apoyo en su área.

Finalmente, escriba cartas a columnistas de periódicos (Dear Abby, Ann Landers) o al editor de su periódico local, para dar a conocer el problema.

Todos estos pasos le ayudarán a sentirse en control en relación a la paruresis.

Traducido de paruresis.org.

14 opiniones en “Sobre la Paruresis por Evitación”

  1. Qué alivio me ha dado leer el artículo llevo un año aproximadamente aunque no es tan extremo cómo sólo poder hacerlo en casa..alguna vez me ha pasado que he tenido que ir corriendo a casa pero yo normalmente buscando un lugar sin gente y sin ruido puedo orinar..aunque estaba bastante preocupada porque me ha pasado bastante no poder orinar aunque tuviera la vejiga a punto de estallar y de acabar llorando y horas sin poder hacerlo..aunque es todo repentino.en clase no he solido tener problemas y hasta puedo hacerlo muchas veces delnte de mi madre o pareja pero sin embargo otras es horrible..además quiero irme a un camping y festival en verano pero me da miedo por llegar y tener ese problema y no sé qué hacer si alguien me pudiera dar algún consejo me seria de gran ayuda porque estoy que ni duermo pensandolo..pero me siento mejor sabiendo que hay más personas con este problema y que tiene solucion.muchas gracias

    1. hola javier, yo tambien sufro esta enfermedad, en realidad sufro el caso mas extremo. para mear tengo que pedirle a las 4 de la mañana las llaves del gimnasio al portero y tardo horas en orinar en mi propia casa y a veces ni lo consigo. Aunque el peor momento fue mi viaje a los angeles en el que no pude mear por 18h

    2. La verdad es que yo siempre me las arreglaba para lidiar con el problema hasta que tuve que dar una muestra de orina controlado por una persona, para un examen medico y la verdad es que por mas agua que tome no pude hacer, ya me voy a poner en campaña para comenzar esa exposicion gradual y concientizarme de solucionar el problema. primero empiezo en casa con la puerta abierta y despues salgo a los baños del trabajo y mas tarde a los baños publicos. Ese es mi plan, espero que resulte.

  2. Hola, tengo 22 años, y es muy frustrante tener que buscar un urinario con puerta cada vez que necesito orinar. En casa no tengo problema, incluso en cualquier casa, porque cierro la puerta y hago pis a gusto. El problema viene cuando es en un baño público. Es imposible que lo haga en los urinarios que están unidos y expuestos a cualquiera que entre. Cuando ésto ocurre, me meto en el lavabo como si fuese a dar de vientre, pero en realidad es para orinar, y encima no me gusta hacer ruido, intento que el chorrito caiga por las paredes del lavabo y no justo en el centro donde hay agua. Y en casa me pasa lo mismo con esto del ruido. Me da mucha vergüenza. Un detalle curioso es que cuando estoy algo bebido en una fiesta o así, no me importa orinar delante de alguien (aunque dándole la espalda), me desinhibo más, incluso en la calle (en algún descampado o lugar poco concurrido).
    Gracias por leerme, quería compartir mi caso. Es un alivio saber que a más gente le pasa y que no soy un bicho raro. Un abrazo, Dani.

    1. Has descrito mi caso exactamente. Me pasa igual, siempre busco el bater con puerta y cuando bebo, aunque me cuesta, si que puedo en los urinarios. Has mejorado desde que escribiste el comentario?

  3. Yo también tengo el problema, sobre todo me ocurre en urinarios sin ninguna separación, ahí ni lo intento.. En determinados eventos sociales hasta que no veo que hay algún wc con privacidad no me quedo tranquilo, es un coñazo y me afecta a mi vida social, entrar en unos urinarios con amigos tampoco… En fin no sé porque habiendo tantas personas con este problema existe tan poca privacidad para los hombres, por qué nos obligan a mear pegados unos a otros sin la más mínima intimidad….no creo que a nadie aunque no tenga paruresis le guste mear tan cerca de otro hombre, a ver si dejan de instalar esos urinarios de diseño y se respete la intimidad de las personas, seguro que si hacemos una encuesta sobre preferencias a la hora de mear la mayoría se sienten más cómodos habiendo privacidad,
    Señores hosteleros no incomoden a sus clientes privándoles de intimidad en sus servicios….

  4. Buenas tardes yo tengo 40 años y e sufrido mucho con esto muchas verguenzas por falta de informacion en todos lados incluso en los trabajos. Falta educar a la gente con este tema

  5. Amigos, se que me leerán, puede ser en un día, en un mes, en una semana o puede que me leáis dentro de 3 años, la cuestión es que quiero que sepáis que no estáis solos, y sobre todo, lo más importante es que esta fobia es una tontería, permitidme explicar que es una tontería, yo soy parurético, no es tontería porque he sufrido mucho por culpa de esto, pe saben por qué? Porque siempre andaba evitando los baños, nunca me enfrenté al miedo, no tengo nada que perder, no sé si me explico, si de todos modos no voy a orinar en un baño público, ¿por qué no intentarlo? Os aseguro que a nadie le interesa lo más mínimo cuando entráis al baño, nadie está pensando, ¿oye, y ese? ¿lleva un gran rato ahí? Nadie, todos van con sus asuntos, y de todos modos, si pensaran eso qué más da, no vais a volver a verlos en vuestras vidas.
    Actualmente sigo luchando para eliminar esta ”fobia” de mi vida, os digo que esto se puede superar, os lo aseguro, solo hace falta constancia y fuerza de voluntad, y sobre todo, muchísima muchísima fuerza, si alguna vez estáis haciendo terapia gradual expositiva, es decir, exponeros al miedo, y fracasáis, NO PASA NADA, la vida es INTENTO,FALLO,INTENTO,FALLO,INTENTO,FALLO,INTENTO,FALLO,INTENTO,FALLO,INTENTO,FALLO Y VICTORIA.
    Yo mismo empeoré mi situación creyéndome que no podía, es decir, mi paruresis era muy leve, la experimentaba 1 vez cada 6 meses, pero cuando yo mismo, REPITO, YO MISMO me dije a mi mismo, ¿para qué vas a ir al baño si nos vas a poder? fue cuando yo mismo me creí el problema, yo mismo creí que era incapaz, yo solo me cree esto.
    Quiero que penséis una cosa, de pequeños. teníamos miedo a la oscuridad y a dormir solos, ¿por qué ya no nos ocurre esto? porque nos acostumbramos, nos fuimos acostumbrando poco a poco, y cuando vimos que eramos capaz de lograrlo podíamos hacerlo sin problemas, pues eso debéis hacer, INTENTADLO, ESTO SE PUEDE SUPERAR AL 100% PARA TODOS Y PARA TODAS, SOLO HAY QUE DEDICARLE TIEMPO Y FUERZA DE VOLUNTAD.
    No estamos solos, hay muchísimos, empezad desde hoy mismo a orinar, ORINAD EN TODOS LOS SITIOS Y SOBRE TODO, SI SENTÍS QUE NO PODÉIS NO OS PRESIONÉIS, INTENTADLO MÁS TARDE, REALIZAD UNA TABLA, REALIZAD CUAL ES EL SITIO DONDE NO OS IMAGINÁIS ORINAR, E ID DE ABAJO ARRIBA, NO PENSÉIS EN EL FUTURO, VIVID EL DÍA A DÍA, POCO A POCO SEÑORES, YES, WE CAN!

  6. Buenas noche, la que escribe soy la hermana de un señor de 62 años, que sufre de Paruresis – lo cual trata de salir poquisimo de la casa y siempre avergonzado por su problema , no asiste a reuniones , ni viaja.
    En el único lugar que orina es en su casa o en la mía.
    Le solicito que nos oriente para hacer una buena terapia de exposición conductual, ha hecho consulta y no conocen su problema, lo pone peor al estar con Capital-
    Cordialmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *